Toastmasters Everest Club - Patan - Kathmandu

Toastmasters – Historia de una ida y una vuelta

Toastmasters Bilbao
Toastmasters Bilbao

Cuál Bilbo Bolsón que salió corriendo de imprevisto con una mochila a sus espaldas y dejando atrás su cotidianidad, así me sentí en ciertos momentos antes, durante y después de este viaje de ida y vuelta.

Curiosamente, una de las constantes en ese proceso fue también la presencia de Toastmasters, su descubrimiento, visitas y la participación en los clubs tanto de Bilbao como de Kathmandú y Phnom Pehn.

Toastmasters es una organización mundial dedicada a que sus miembros mejoren sus capacidades de comunicación y liderazgo.

Lo que más me sorprendió fue la buena acogida y el buen ambiente que se respira no sólo aquí en Bilbao sino en cada uno de los clubs que visitamos.

Antes de emprender el viaje, en una de las sesiones en Bilbao, hubo un discurso con el que me sentí especialmente identificado por su contenido, y que me dió quizás ese último empujón para decidirme a coger el avión y volar hasta el otro lado del mundo. Fue inspirador.

Y ya en Kathmandú tuvimos la oportunidad de participar en el club Everest.

Toastmasters Everest Club - Patan - Kathmandu
Toastmasters Everest Club – Patan – Kathmandu

Gente magnífica, de las que merece la pena conocer, donde nos sentimos como en casa y donde me encantaría volver a pasar las tardes de domingo en el café Dhokaima en Patan.

No sólo eso, nos atrevimos a romper el hielo y dar nuestros primer discurso o icebreaker, ganando el diploma a “speaker de la sesión”.

Y no voy a citar nombres porque creo que todos y cada uno de los miembros del club se merece estar y se merece nuestra gratitud asi que diré simplemente, Dhanyabad Everest!

En Camboya volvimos a sorprendernos con la idéntica acogida y pudimos comprobar de nuevo cómo todo el mundo que participa busca no sólo mejorar personalmente sino que apoya al resto de miembros para que también crezcan en sus capacidades.

Toastmasters Edniche Club - Phnom Pehn
Toastmasters Edniche Club – Phnom Pehn

A veces uno tiene que marcharse o mirar lejos para descubrir cosas que tiene muy cerca y que merecen mucho la pena.

Ahora que llevo meses de vuelta en casa, me propuse convertirme en miembro oficial del club de Bilbao, y lo soy, pero tengo pendiente la asignatura de acudir regularmente y empezar a devolver también la gratitud y apoyo que recibimos en el resto de clubs.

Asignatura pendiente para mis jueves, ¡que en septiembre tengo pensado recuperar con matrícula!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *