Ho Ho Ho!

¡Feliz Navidad, Mr.Lawrence!

A very Jazzy and Karma Christmas!
A very Jazzy and Karma Christmas!

Teniendo ya un pueblo en Granada donde se celebra el año nuevo en pleno Agosto ¿por qué nos iba a extrañar que en Nepal y Camboya se celebre a mediados de Abril?

En el caso de Nepal y Camboya tiene su explicación dado que siguen un calendario distinto, el lunar que cada año comienza entre el 14 y el 16 de Abril.

Incluso cada uno de esos países cuenta con un calendario propio. En el caso de Nepal, entramos en el 2075 según el calendario oficial Bikram Sambat, y en Camboya es de acuerdo a Buddha y le corresponde el año 2562.

Así que ¡Feliz año nuevo a ambos países! (escribiré otro artículo al respecto en unos días)!.

Y no se me ocurre mejor momento para recuperar cómo fue mi navidad a 10.000kms de casa en Nepal, donde hay muy pocos cristianos y mucho menos interés por la navidad occidental.

La recuerdo muy atípica. Una previa a nochebuena bastante animada con un concierto que ofrecieron desde la Kathmandú Jazz Academy en Gyan Mandala, ese espacio tan chulo del que hablé hace poco.

Ahí tuvimos ocasión de disfrutar de actuaciones de peques con guitarra, coros que incluso se animaron con alguna canción en euskera! (varios profes son españoles y una de ellas, María, conocía la canción, pena que no llegué a grabar video a tiempo) y varias versiones de clásicos como Mr. Jones, Natural Woman, y más.

La nochebuena, que coincidió en domingo, la pasamos en el club Everest de Toastmasters, que también hablaré de ellos más adelante y que son un montón de gente encantadora y que nos recibió con mucho cariño.

Se podía ver algún que otro árbol de navidad aquí y allá, también había alguna que otra celebración y menús especiales en el barrio de Thamel, pero en general muchos de los expat (u occidentales trabajando y viviendo allí) regresaban a sus países o se tomaban unas vacaciones, asi que aquello parecía otro domingo cualquiera, que por cierto ¡en Nepal se trabaja los domingos!

Ho Ho Ho!
Ho Ho Ho!

Así que no se nos ocurrió mejor forma de celebrarlo que con un Dhal bhat riquísimo en Achaa gar, nuestro restaurante favorito, para intentar no echar mucho de menos los langostinos, espárragos, los pintxos, las delicias de elche, el jamón del bueno, la sopa de pescado, el entrecot, el sorbete de champán, un buen vino, chocolate y la lista sigue…. jajaja!…….. :___(

Gabon zoriontsua Nepaletik, familia!
Gabon zoriontsua Nepaletik, familia!

Pero lo más extraño para mí fue sin duda no compartir esos días con mi familia.

Unos años nos hemos juntado la parte materna, otros la paterna, unas veces en Galicia, otras por Bilbao, unos mucha gente, otras veces más recogidos y sólo con la familia más cercana, pero esta fue la primera vez que lo celebraba sin nadie de mi ámbito más cercano y se os echaba mucho de menos.

Así que como plan revolucionario para entrar en el año nuevo se nos ocurrió algo igual de atípico que la navidad que estábamos viviendo.

¿Qué cual era el plan? Marcharnos un par de días a Last Resort, un lugar muy recogido, tranquilo y cuco entre valles donde además de descansar y relajarse se puede hacer ¿qué? pues entre otras cosas puenting desde uno de los puntos más altos de Asia para ello, ¡160 metros!.

Qué mejor manera de entrar en el año nuevo que cayendo en vertiginoso picado. A partir de ahí sólo se puede ir hacia arriba ¿verdad?

Para otro día cuento cómo fue esa otra primera vez jajaja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *