Fotos Polaroid durante el Camino 2017

Como lágrimas en la lluvia

…esos momentos se perderían si no fuera por nuestra memoria, por las cámaras con las que las capturamos.

Llevo unos 2 meses compartiendo memorias en este blog y hasta hace poco no había añadido una sección, un Acerca de para explicar cómo ha nacido, para qué, y de donde viene el nombre.

Lo más importante es la idea de querer trasladar la experiencia personal de un viaje, exterior e interior. Un viaje que me ha abierto posibilidades para conectar con gente, con su forma de vida y su cultura, y con proyectos.

Y esa idea se alimenta de querer plasmar todo eso en imágenes y texto, a modo de cuaderno de bitácora, de rincón para reflexionar sobre lo vivido y de espacio para compartirlo y dar a conocer iniciativas geniales de esa gente con la que te vas cruzando y también entrelazando.

Aeropuerto de Dubai
Aeropuerto de Dubai

Conocemos gente constantemente y en cualquier sitio pero crear conexiones fuertes, especiales, no suele darse de forma tan sencilla y a veces requiere lugares y circunstancias concretas para que sean posibles.

Y la bombilla de esa idea empezó a encenderse el verano pasado durante el camino de Santiago.

Se dio esa combinación de gente, circunstancias y lugares para que despertara o para que se resquebrajara el caparazón que la cubría y se pudiese vislumbrar el calor y la luz a través de la rendija.

There is a light that never goes out
There is a light that never goes out

Después de esos momentos, hay que coger el cincel o el martillo y golpear, seguir golpeando, para que se siga abriendo paso y pueda crecer.

En días raros y lluviosos como el de hoy, que parece que uno está bloqueado y que el caparazón se resiste, es cuando más esfuerzo hay que hacer para mantener el cincel en las manos y golpear de nuevo, teniendo presente que en unos meses empieza el primer paso de otro camino, ¿o es la continuación del mismo?.

Así que no está de más echar una mirada a estas memorias para motivarle a uno a crear nuevas. Al fin y al cabo, tenemos la suerte de no ser replicantes ¿verdad?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *