Un buen lugar para relajarse y dibujar

Dibujandotolrato sin parar

Un buen lugar para relajarse y dibujar
Un buen lugar para relajarse y dibujar

Ese fue uno de los lemas o propósitos al inicio del viaje, haciendo nuestro el lema del grupo abierto y autogestionado dibujatolrato en Bilbao.

Personalmente, aprender a dibujar es una afición pospuesta desde hace mucho tiempo, a la que no le acababa de buscar o no le quería encontrar hueco hasta que me topé con un entorno que me dio pié a ello.

Nos agenciamos un estuche de lápices y un bloc un día cualquiera en una calle cualquiera de Patan, en Kathmandú, para empezar.

Una buena parte de viajar o de salir de tu contexto habitual es la posibilidad que te da, aunque sea de manera inconsciente, de abrirte a posibilidades nuevas o recordar aquellas que tienes en el cajón desastre esperando a que las rescates.

Así que sentado en el porche de la casa de Ear Care Nepal o al final del día, antes de dormir, le dedicaba un rato a bocetar lo que podía estar viendo.

Oficina de Ear Care Nepal
Oficina de Ear Care Nepal
Mesilla en la habitación
Mesilla en la habitación

Los resultados iniciales no fueron muy alentadores y se quedaron un poco en agua de borrajas porque muchos días nada llegó a plasmarse en el papel.

Sin embargo, lo importante es que fueron el empujón que me hacía falta para que a la vuelta, ya en Bilbao, me decidiera a ponerme serio con ello y apuntarme a clases de dibujo y pintura.

Ese es uno de los regalos que me he traído del viaje, la determinación de dedicar tiempo a aquello que me entusiasme, me haga disfrutar del momento y me invite a crecer.

Así que desde hace una semanas, he retomado los lápices e iré volcando los resultados en este otro blog familiar, http://arterializados.net/ .

En ese otro blog también compartiremos los cuadros de mi ama, que lleva mucho tiempo plasmando colores en lienzos y ha sido una inspiración.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *