Granola en Juicery

Me mola mi granola

Natural Mystic
Natural Mystic

Otra de las buenas cosas de Pokhara fueron los desayunos después de salir a correr alrededor del lago, sobre las 5.30am o las 6.00am, acompañados por alguna pareja de chuchos callejeros que se animaban a juguetear.

Ya a esas horas te podías encontrar bastante movimiento en las calles y a muchos niños atendiendo a clases de artes marciales.

Para desayunar nos acercábamos casi cada mañana o bien a Natural Mystic o a Juicery Cafe, ambos con un espacio muy acogedor y con una gran atención al detalle, utilizando productos propios y naturales, y con muy buena música además.

Juicery
Juicery

Los responsables del local, prácticamente como en todos lados por allí, son especialmente amables o al menos esa es la impresión que te da, quizás por no estar acostumbrado a recibir un trato tan efusivamente abierto por aquí.

Uno de los favoritos del menú eran las granolas con un buen zumo o smoothie, ambos con fruta fresca y de muy buena calidad.

Granola en Juicery
Granola en Juicery

Si contemplar el lago al anochecer traía paz, las mañanas sentado en Juicery comiendo una granola animaban a releer las reflexiones del diario y plasmar los objetivos, mirando con expectación y ganas lo bueno que traería el nuevo día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *