41 castañas y una cola de pez

La cola del pez y cumplir años otra vez

Allá vamos Mardhi Himal Trek!
Allá vamos Mardhi Himal Trek!

Hoy 3 meses atrás, 15 de noviembre, comenzábamos la ascensión a Mardhi Base Camp, uno de los circuitos en Himalayas, en busca de Fish Tail, la cola del pez o Machapuchare, uno de los picos más reverenciados de Annapurna.

Llegar hasta el campo base suponía un recorrido de unos 6 días que al final hicimos en 4 junto a una pareja majísima, Aran y Arnau, con la que nos encontramos por casualidad en Pokhara y con quienes compartimos risas, historias, esfuerzo, fríos, calores y un amanecer que hizo merecer la pena todo lo anterior.

Ese día que iniciábamos el trekking era mi cumple, ¡41 castañas!, y no se me va a olvidar porque acabamos celebrándolo por la noche en la cabaña del Forest Camp, a mitad de camino del campo base.

41 castañas y una cola de pez
41 castañas y una cola de pez

Después de unas 6 o 7 horas de caminata, por perdernos en una de las bifurcaciones y tener que volver una buena parte de lo andado, por fin llegamos al refugio cuando ya empezaba a anochecer.

Descansando durante la ascensión
Descansando durante la ascensión

Tras degustar un dal bhat (comida tradicional nepalí) bien calentito y con la estufa cerca, a Arán se le ocurrió usar la barrita energética como improvisado pastel junto a una vela (si consigo la foto del momento actualizaré el post con ella).

Un cumpleaños muy atípico, muy sencillo, pero a la vez muy memorable. A miles de kms de la familia y de los amigos, en medio de una montaña, a 3.000 y pico mts de altitud, acurrucados en sacos de dormir, sin internet, sin llamadas de teléfono, sin ruidos salvo el de los ratones que correteaban por las vigas del cobertizo donde dormíamos, y con una sonrisa de oreja a oreja.

No se me va a olvidar en muchísimos años y espero repetir alguno más como ese. Al fin y al cabo fue mi deseo al soplar la vela 😀

4 comentarios en “La cola del pez y cumplir años otra vez

    1. Milesker! Sí, estuvo genial ese día, incluida una ducha con cubo de agua caliente cuando ya era de noche y había peligro de coger frio culero jaja. Y ya hablaré algo más de la gente que conocimos, que vivían por allí o que también estaban haciendo el circuito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *